Al casarme con Benito, me regalaron una cámara Nikon. Nunca antes había tenido otra igual, así que pensé estudiar fotografía en Barcelona, ya que jamás había utilizado una cámara que tuviera objetivo, e incluso para determinadas fotografía tuviera que utilizar un trípode.

Un compañero de Benito, decidido reglarnos la cámara como regalo de boda, al principio no sabía qué hacer con ella, porque ninguno de los dos teníamos ni idea de utilizar o sacar partido a una cámara con estas características. Por eso, me decidí a estudiar fotografía. Se lo comenté a Benito, de primeras no me hizo mucho caso porque sabía que jamás me había interesado el mundo de la fotografía, ni nada que tuviera que ver con el uso de una cámara, que podíamos decir profesional. Fue por ello, por lo que pensé que podría sacarle partido a la cámara y al uso de la misma, para el viaje que teníamos preparados para la luna de miel.

Nos íbamos a ir a Indonesia, y creo que es un lugar espectacular para fotografiar, y sacarle partido al maravilloso paisaje que nos ofrecen esas lejanas tierras. Por eso, me propuse a buscar un directorio de escuelas donde estudiar fotografía en Barcelona. Pensé buscar la academia en Barcelona, aunque amigos míos me recomendaron una academia muy buena y profesional en Madrid, opté por una academia de Barcelona, ya que mi horario de trabajo y los pocos días festivos que tengo no me permiten trasladarme hasta la capital, Madrid.

Cuando empecé filtrar por academias, descubrí un Centro de Imagen y Tecnología Multimedia en Barcelona (CITM), este centro tiene el apoyo de muchas personalidades y profesionales del sector, así que me decidí a llamar, preguntar los tipos de cursos que había para principiantes en el mundo de la fotografía.Cuando solicité información para estudiar fotografía, me comunicaron que había cursos de dos semanas de duración, para principiantes, y lo mejor de todo es que los precios de los cursos de iniciación eran bastantes más asequibles para mi bolsillo. Lo mejor fue, la llegada a casa para explicarle a Benito que en dos días empezaba el curso de iniciación en el mundo de la fotografía, para poder sacarle rendimiento a nuestra cámara en el viaje de luna de miel.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *