Los cursos y másteres de postgrado suelen ser bastante caros y mucha gente requiere de una ayuda para poder permitírselo. Si bien existen becas para poder acceder a este tipo de cursos, lo cierto es que no son muchas y no todo el mundo puede acceder a ello. Por eso, las diferentes entidades bancarias ponen a disposición de los estudiantes diversas opciones de préstamos para estudios.

Tipos de préstamos para estudios

Existen diferentes tipos de préstamos de estudios, cada uno de ellos con diferentes condiciones:

  • Préstamos para estudios universitarios (grados): este tipo de préstamos se pueden solicitar para pagar la universidad. Las entidades bancarias ponen a disposición de sus clientes este tipo de producto, con un TIN entre el 0% y el 7,95%. La financiación que pueden pedirse suele ir de los 3.000 a los 80.000 euros con un periodo de devolución de hasta diez años. Además, aunque la mayoría sirven para pagar los gastos de matrícula, hay algunos que incluyen el pago de los gastos de manutención como el alquiler, el material didáctico, la residencia o los gastos de transporte.
  • Préstamos para estudios post universitarios (máster): este tipo de préstamos sirven para los estudios postuniversitarios , los cuales sirven para especializarse en alguna rama del gremio y abrir más oportunidades laborales. Esta financiación suele conllevar un interés de entre el 0% y el 7,95% TIN, pudiendo ser el el importe financiado de hasta sesenta mil euros.  
  • Anticipos de beca: este tipo de préstamos anticipan el dinero para estudios que se va a recibir de algún organismo público. Hay diferentes entidades que ofertan este  tipo de productos con un interés de entre el 0% y el 5% TIN. El importe financiado suele ir de los 600 a los 9.000 euros y el plazo máximo de devolución del préstamo no supera nunca los doce meses. 

Préstamos para estudios con carencia

Si vas a pedir algún tipo de financiación para poder pagar tus estudios superiores debes prestar mucha atención a si ofrecen periodo de carencia. Este periodo ofrece la oportunidad de aplazar los pagos al comienzo del préstamo, aunque existen dos fórmulas distintas:

  • Carencia total: en este tipo no se pagas nada durante el plazo que te permita el banco, es decir, ni intereses ni capital.
  • Carencia parcial: en este tipo no se paga el dinero que se debe durante un tiempo, pero sí se pagan los intereses.

Ahora bien, se debe saber que ningún período de carencia es gratuito, ya que los intereses se siguen generando sobre el importe que se financió en su momento y, por lo tanto, va a ir aumentando la cantidad total que se deberá devolver al banco.Si vas a solicitar un préstamos de estudios, sea del tipo que sea, debes tener muy en cuenta los intereses (que determinarán el coste total del préstamo), el periodo de devolución (que también determinan la cantidad total) y si existe o no periodo de carencia.

Categorías: Consejos

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *